Tú y yo: la historia de nunca acabar

IV ENCUENTRO DE ESCRITORES DE RIVAS

Jueves 27 de marzo de 2014

Tú y yo: la historia de nunca acabar

 Fátima de la Jara y Julia San Miguel

Cuando eres capaz de “compartir” la aventura de crear una historia algo cambia dentro. El YO va poco a poco diluyéndose para dejar paso a un  “NOSOTRAS”. Han sido muchas tardes y muchas horas juntas. En ellas, hemos sumado ideas. Hemos entrelazado sentimientos y confesiones. Hemos soñado y a veces, también, nos hemos desilusionado. Cuando parecíamos desfallecer, la una animaba a la otra, y el relato nos animaba a ambas. En una carrera de obstáculos que es el folio en blanco, la inspiración, caprichosa, jugaba a enredarnos para no dejar que terminásemos nunca. Y así es.                                                       Porque aún no hemos acabado…

ssssssssssssssssssssssss

Fátima de la Jara y Julia San Miguel. Dos escritoras de cuentos infantiles, dos trabajadoras infatigables… Fátima, pedagoga; Julia, correctora de textos. Pero sobre dos vecinas de Rivas, veinte años viviendo la una cerca de la otra, acera con acera, y sin habernos visto nunca.

Nos conocimos gracias a la Asociación de Escritores de Rivas, en una sesión de fotos organizada por José Guadalajara frente al Ayuntamiento. Allí se pergeñaba un maravilloso proyecto del que estamos orgullosas de participar. Aquella tarde de otoño no solo tuvimos la oportunidad de conocer a otros escritores ripenses, amigos desde entonces, sino también la suerte de sabernos con similares inquietudes, nuestro amor a la literatura infantil, nuestro espíritu aventurero en busca de experiencias enriquecedoras, nuestros sueños…

En el II Encuentro de Escritores de Rivas participamos en una mesa redonda junto con Felipe Galán. Después, surgió la oportunidad de un encuentro en la Biblioteca de Morata de Tajuña, donde la sonrisa de la luna y los colores del sol dibujaban sombras en la silueta de un gatito invisible bajo la atenta mirada de los niños.

Una visita a la cárcel de la mano de Elena Peralta, escuchando los versos escritos por su alumnos de taller junto a sus familias, nos hizo vivir una gran experiencia.

Decidimos aprovechar la buena sintonía entre nosotras y la cercanía de nuestros domicilios para escribir juntas una novela.

Teníamos al ilustrador, Gerardo Domínguez, un buen amigo de Fátima con el que había colaborado en muchos de sus libros. Teníamos una lluvia de ideas que como chirimiri iba llenándonos la cabeza de personajes y de tramas, enredándonos en nuestra propia fantasía.

Un viaje que nos ha llevado del egocentrismo propio del autor a la humildad. Y por el camino, a la compenetración y al respeto. Hilvanando y cosiendo juntas, muchas tardes, muchas horas, entre confesiones, y jugueteando con el control de cambios del Word, marcando en rojo nuevas puntadas, dando rienda suelta a nuestra imaginación.

El tú y el yo convertidos en un “nosotras”. A veces también en “ellos”: nuestra familia, nuestro trabajo, nuestros quehaceres… Que se convertían en trabas, y a la vez, en reto.

Y como somos soñadoras incombustibles, aquí seguimos. Escribiendo nuestra historia. La de ficción y la propia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *