Los cuentos del Antipoder, Gonzalo Bizama

«Al igual que toda Italia, debo a mi abuelo Cóssimo la preocupación por la cultura, el arte, el conocimiento y todo lo que tenga que ver con la erudición en general. Con mucha imaginación y valentía nos liberamos así de la prisión del miedo y la obscuridad.

Cuando asumí el control del estado, pocos me otorgaban posibilidades de lograr mis objetivos, y tuve que combatir fuertemente a mis adversarios, especialmente a los Pazzi.

Cóssimo nos enseñó a reordenar la realidad, a anteponer la belleza ante todas las cosas y contribuyó grandemente a crear un nuevo mundo a partir de la cultura. Merece que haga mención que prácticamente todos los que estudiaban en nuestros jardines llegaron a ser excelentes artistas, porque no solo es necesario saber distinguirlos sino también recompensar sus aptitudes. Apoyábamos sus creaciones aun a riesgo de que en un principio parecieran feas y carentes de todo arte. Seguramente algunas de ellas pervivirán durante años.

Un viejo amigo me preguntó el otro día:

—- Lorenzo, ¿te arrepientes de algo en todo este tiempo?

—- De nada, carísimo amigo –le respondí–. Habría dado la vida por más belleza y menos poder.

Fragmento del capítulo Rinascita (Renacimiento) de Los Cuentos del Antipoder, de Gonzalo Bizama. Ediciones Oblicuas.

bizama

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *