Versos, a la calle, de Emilio González

Desde las alturas de la estantería,

un verso disparó sus letras

y alteró la armadura del custodio.

 

Poco supimos de aquella tempestad

que no dejó virtud en pie,

ni lánguidas aspirantes a princesa.

 

No quedó un violín bien afinado,

ni hubo quien hiciera frente al viento

que arrasaba la pureza.

 

Llegó al fin el final,

un temporal de páginas y mares

contra la estatua del insomnio.

 

Aquí y allá valientes versos

crecían sin orden ni mesura

y entregaban al viento su belleza.

 

Escoba de quince (abecedario de poesía), de Emilio, González Martínez. Ediciones Vitruvio, 2014.

VERSOS A LA CALLE [1600x1200]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *