Navidades rutinarias, por Julia San Miguel

XVII CERTAMEN DE RELATO, POESÍA Y MICRORRELATO DE NAVIDAD «CIUDAD DE MELILLA» .

La Viceconsejería de Festejos de Melilla, junto al Delegado de la Unión Nacional de Escritores Españoles, han otorgado a nuestra escritora ripense, Julia San Miguel, el Accésit en la categoría de Microrrelatos con la obra «Navidades rutinarias».

Navidades rutinarias

Con el cambio de turno, la escuché desearle a su compañera una feliz navidad, con dos besos sonoros al aire y un que te sea leve ya a lo lejos, mientras se la quedaba mirando alejarse por el largo y frío pasillo, tan sonriente como siempre, a pesar de tanto dolor entre aquellas paredes de hospital. Yo estaba impaciente porque se sentara de nuevo en su silla, y volviera a encender el ordenador. Los días se hacían eternos encerrado allí dentro hasta que ella llegaba, leía el parte y me mimaba con cariño al otro lado de la pantalla. Con un hondo suspiro, comenzó a consultar los últimos registros. La luz blanca le iluminaba el rostro, siempre triste, siempre bello. La noche, aparentemente, había estado tranquila. Luis, treinta y cinco años, parada cardiorrespiratoria. Ángela, veintiocho, traumatismo cerebral. Alex, cuarenta y cinco, hemorragia interna. Luego la sentí por un momento indecisa delante de una carpeta que parecía no querer abrir. La noté inquieta, y sentí un pequeño escalofrío en sus dedos cuando por fin se decidió. Se quedó fijamente leyendo, y me preocupó su silencio. Pasaron segundos eternos hasta que, por fin, la oí pronunciar mi nombre, muy despacio, ahogada la voz en un nudo que apenas salía de su garganta. Álvaro, veintidós años, sobredosis. Hora de su muerte: veintitrés treinta, nochebuena. Me estremecí al oírla, y comencé a latir dentro de aquel informe, mientras veía su rostro, aún más triste, aún más bello, gritándole entre líneas que yo seguía allí, parpadeando por ella. Sus lágrimas cayeron sobre el ratón. El historial se cerró y me apagué en la comisura de sus ojos. Antes sentí su alma, aprisionada de nuevo en la rutina.

 

 

PREMIOS ¡Esta no es mi voz!

CONCURSO DE MICRORRELATOS ¡Esta no es mi voz!

La entrega de premios se llevó a cabo durante el programa Palabras en Vuelo el lunes 13 de enero, a las 20:00 h. en la sala Marcos Ana del Centro Cultural Federico G.Lorca, situado en la Plaza de la Constitución, nº 2, de Rivas Vaciamadrid.

PRIMER PREMIO

TESTAFERROS DE PALABRAS, de Pedro Serrano

-No te tienes que preocupar. -me dijeron cuando la productora decidió doblar mi voz en el video.

Decían que mi voz de pito podía ahuyentar a la audiencia. Mi mensaje era claro: una denuncia directa sobre los causantes del cambio climático y cómo todos teníamos que levantarnos y tomar las riendas de nuestro destino para salvar el planeta.

Patti Smith decía en su canción que el pueblo tiene el poder, el poder de soñar, el poder de actuar. Yo sólo sería el detonante, ellos serían la ola que barriese los intereses creados. Estaba satisfecha pensando que todos mis esfuerzos, mi granito de arena, ayudarían a salvarnos.

Cuando me vi en la pantalla mundial y escuché una voz perfecta, hablando de cosas distintas a lo yo que decía y plegada a las industrias más contaminantes que se hacían un lavado de cara, lloré con lágrimas propias.  Esa no era mi voz.

SEGUNDO PREMIO

RELEVO, de Luis San José

Estaba su caché por los suelos. Tan solo algunos nostálgicos que le habían conocido en sus mejores tiempos habían acudido al coliseo por inercia. Convertido en un muerto de hambre, una piltrafa, un verdadero muñeco de trapo, mendigaba cualquier contrato, cualquier mendrugo que le permitiera seguir tirando. Pero no todos estaban dispuestos a resignarse. Cuando subió al escenario, más desaliñado y derrotado que nunca, el muñeco le introdujo disimuladamente su mano por la espalda y la boca del ventrílocuo comenzó a moverse mecánicamente.«I Will have to kill or steal…». El muñeco lo miró contrariado, dejó de mover su mano y se encaró a la concurrencia. Una voz pareció salir de bambalinas: «…pero a Dios pongo por testigo de que jamás volveré a pasar hambre».

De izda. a dcha.: Luis San José, Rafael Ubal, Ingrid Elwes, Pedro Serrano, Rafael Domingo, Elda Hidalgo, Ángela Paccini, Ángel Sáiz, José Pons y José Guadalajara.