PREMIOS 100 palabras para una fotografía

CONCURSO DE MICRORRELATOS 100 palabras para una fotografía

La entrega de premios se llevó a cabo durante el programa Palabras en Vuelo el jueves 15 de octubre, a las 20:00 h. en la sala Pedro Zerolo. Ayuntamiento Rivas Vaciamadrid, situado en la Plaza de la Constitución, nº 2, de Rivas Vaciamadrid.

El contenido del microrrelato estará inspirado en una fotografía de tema libre realizada por el propio autor del microrrelato.

 

PRIMER PREMIO

FUI UN MAL HOMBRE, Rosa Mª Puig

 

Acaparaba tierras, y mis excavadoras desangraban El Pantanal a bocados, sacando toneladas de madera.

El chamán de los awá me encontró con una lata de gasolina:

“Escucha a esa ceiba sufrir, todavía que eres hombre” -dijo y se escabulló.

Noté como las piernas enraizaban, a la vez que el cuerpo, hecho ya de ramas, se hundía en la tierra.

En un esfuerzo sobrehumano mis brazos, transformados, nadaron separando la tierra.

La maldición duraba ya decenas de años, orinado por perros y astillado por los hombres.

Los dioses habían hecho justicia, y ni siquiera podía llorar.

 

SEGUNDO PREMIO

A LA DERIVA, Javier Ambite

Dos buzos octogenarios irlandeses permanecían sentados en el muelle con la mirada perdida en el mar calmado y turquesa. Sus recuerdos flotaban como un corcho a la deriva. El graznido de las gaviotas se mezclaba con el silencio reflexivo de las dos figuras. Cuántos fracasos, cuántos amores y cuántos logros habían compartido. Todo residía en aquella proyección líquida, y junto a ella, yacían las cenizas de su amigo de la infancia que había visto cumplido su último deseo, darse un último baño.

FINALISTAS

FOTOGRAFIABA UN CONTRALUZ, Patricia Guerrero

Sorteando desiertos, y algún oasis, hallé pueblos olvidados de la mano de cualquier dios.

Túneles solitarios horadan la arcilla roja. El silencio huele a abandono y las sombras cavan agujeros para ver el sol. Imposibles entramados laberínticos asaltan mi objetivo suplicándome inmortalidad. Lentamente, el espacio sin vida me muestra invisibles secretos:

Una anciana acuclillada amasaba pan. Y al filo de las sombras algunos chiquillos gastaban sin prisa lo que les sobraba, el tiempo, entre murmullos sin ecos ni voz.

Entonces entendí que hay contraluces solitarios que ocultan vidas tan silenciosas que pareciera imposible que algún Dios reparara en su existencia.

HUELLAS, Paloma Hidalgo

Preparamos juntos la mochila. Metí las camisetas junto a mis ganas de que fuera feliz, y los pantalones, al lado de su ilusión. Él puso la gorra sobre el deseo de una vida digna, introdujo dos fotos de la familia, sus chancletas. Pañuelos de papel, latidos por estrenar, un mechero para romper la oscuridad, y todos los sueños que tejí para él durante noches insomne. Luego acompañé a mi hijo hasta la playa. Nos abrazamos, ninguno sabíamos que sería la última vez, y echó a correr hacia la patera donde naufragaría su destino.

NADA, José Dorrego

A veces salen movidas. O borrosas. A veces le das al clic y es como si hubieses llegado una milésima de segundo tarde y ya nada es lo que era. Ya te lo decían de pequeñito: “Eres incapaz incluso de darle al clic”. Otras veces, es un tipo inoportuno el que se cruza en el objetivo y te estropea el paisaje. Basta un tipo inoportuno, eso, inoportuno y necio, de esos que se venden al mejor postor, para echar por tierra una idílica puesta de sol. Y otras veces, las más, le das al clic y no sale nada. Nada.

QUIÉN SABE DÓNDE, Carmen Díaz

En una carretera comarcal con dirección quién sabe dónde, mi mirada se topó, entre pinos y cipreses, con tres arcos y espadañas. Insólito y misterioso monumento: me atrapó. Y lo hizo como el águila agarra a su presa. Me sentí poseída por decenas de miradas. Salí corriendo, pero cogí la cámara y quise atraparlas yo a ellas.

Aquella noche, repasando las fotografías, esos ojos no dejaban de mirarme, me perseguían, me susurraban. Enfadada, me prometí dejar esa fantasía que estaba inventando mi imaginación.

Volví al día siguiente y allí estaban todas, y… una más: la mía.

 

 

 

De izda. a dcha.: Luis San José, Rafael Ubal, Ingrid Elwes, Pedro Serrano, Rafael Domingo, Elda Hidalgo, Ángela Paccini, Ángel Sáiz, José Pons y José Guadalajara.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *