Humanizando lo humano

Sección de la revista COVIBAR en la que los miembros de Escritores en Rivas colaboran cada mes con sus escritos de literatura, arte, historia, ciencia y sociedad. El búho, como muchos escritores, es ave silenciosa que caza en la oscuridad. https://www.covibar.es/  Mes enero 2023 nº 312  Página: 33

HUMANIZANDO LO HUMANO

Raúl Alelú-Paz

Hace unos meses hablábamos en esta misma sección sobre los trabajos de Leon Festinger, Henry Riecken y Stanley Schachter, que se tradujeron en el desarrollo del concepto de disonancia cognitiva, el cual plantea la necesidad que tenemos los seres humanos de que nuestras creencias, actitudes y conductas sean coherentes entre sí.

Les prometí que, en un próximo artículo (y lo prometido es deuda), relacionaríamos las experiencias vividas con la aparición de un trastorno mental y, para ello, he querido rescatar el libro de Allen Frances que lleva por título ¿Somos todos enfermos mentales?

La importancia de este libro radica en dos aspectos que considero fundamentales: en primer lugar, el autor fue el responsable de una de las versiones del manual con el que los clínicos que nos dedicamos a la salud mental diagnosticamos a nuestros pacientes. Y, en segundo lugar, porque Frances es capaz de relacionar la disonancia cognitiva con nuestras vidas diarias, y lo hace sin necesidad de psicologizar o psiquiatrizar todos y cada uno de nuestros sentimientos o pensamientos.

Frances nos viene a decir que es normal sentirse triste, abatido, cuando las circunstancias de la vida se complican. Que el enfado es algo natural, al igual que preocuparnos cuando las vivencias así lo requieren. Que los niños no son hiperactivos, que son niños, y que los padres y las madres tenemos que aprender a ser eso, padres y madres. Que la ansiedad es un mecanismo de defensa natural del organismo, y que los psicofármacos, lejos de ayudar, pueden incluso matarnos. Que la vida es complicada, que no es una película de Hollywood y que lo importante es tener una red de apoyo, un hombro sobre el que llorar, o una persona con la que compartir nuestros temores. Que no todo es química, que no todos los problemas se resuelven con una pastilla, y que no podemos olvidar lo que realmente nos hace humanos, el cuidado del otro. Y que las disonancias son normales, sanas, y que nos pueden ayudar a crecer, a entendernos más y mejor.

En resumen, Frances nos recuerda la importancia de no perder nuestra esencia, de rescatar nuestros valores y de permitirnos sentirnos normales en un mundo que, en ocasiones, parece haberse vuelto loco.

RAÚL ALELÚ-PAZ Doctor en Medicina y Cirugía. Doctor en Psicología. Experto Universitario en Psiquiatría infantil y juvenil. Psicólogo Sanitario.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *