Como nunca ha llovido, José Luis Escudero

Llenamos la noche de agua.
Entonces se inundó la vida,
se licuó el deseo y estalló la pasión.

Algunas estrellas lloraron diluvios.
La saliva se hizo licor y latido.
Se anegó el jardín bajo el cielo.

Ayer murieron de gozo
un hombre y una mujer.
Dentro de un coche yacían.
Bajo un río sediento de espuma.

“Como nunca ha llovido”, de José Luis Escudero
Ediciones Vitruvio, 2014

para revista copia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *