Mis libros y yo: un caso agudo de bibliofilia

EN LÍNEA RECTA: columna con artículos de opinión de la Asociación Escritores en Rivas, en la revista digital RIVAS ACTUAL

https://www.rivasactual.com/mis-libros-y-yo-un-caso-agudo-de-bibliofilia/

 

MIS LIBROS Y YO: UN CASO AGUDO DE BIBLIOFILIA

Ricardo Virtanen

Una de las pasiones más importantes de mi vida son los libros. Soy bibliófilo desde prácticamente mi juventud, cuando comencé una colección de libros que hoy llegan en mi biblioteca a los 5000. Es verdad que no los colecciono de manera compulsiva desde hace mucho tiempo, porque no habría sitio material para ellos, viviendo en una casa de dimensiones normales, aunque el coleccionismo, la bibliofilia es una tónica en mi vida, y me paso gran parte de mi tiempo libre localizando 1ª ediciones, libros viejos y antiguos, o ejemplares raros y especiales. A día de hoy estoy más interesado en conseguir libros anteriores al XIX que en adquirir libros actuales. En toda bibliofilia hay un aspecto compulsivo grande. En mi caso no, por el espacio, aunque qué duda cabe que mi biblioteca crece año a año a pasos agigantados hacia… no se sabe dónde.

En mi biblioteca hay de todo, porque todo me interesa: libros de filosofía, de ciencia, de historia, de música…, pero sobre todo de literatura. Mi gran biblioteca es una biblioteca literaria. En concreto, la poesía es el género en el que más me afano por conseguir libros actuales, raros, antiguos, 1ª ediciones.  Las manías de un bibliófilo le llevan a uno a coleccionar primeras ediciones, aún teniendo en mis anaqueles prácticamente una gran parte de las novelas y poemarios representativos de los últimos cien años. Por ejemplo, tengo una segunda edición de La colmena, publicada en Buenos Aires, en 1951. Pero el día en que encuentre la 1ª, y la pueda comprar, la remplazaré por la mía, que donaré o venderé, quién sabe.

Entre mis libros no hay incunables, pero abundan las ediciones de los siglos XVI y XVII. Historias de España, libros morales y filosóficos, Horacio, Fray Luis de León, Garcilaso, Fray Luis de Granada…, y tantos libros eclesiásticos cuyo valor solo es testimonial de una época tan lejana, libros objeto, únicos y de una belleza indescriptible. Mi colección del XIX es muy numerosa y jugosa. Las 1ª ediciones son más complejas de encontrar, pero ahí están todos: Pereda, Valera, Alarcón, Rosalía, Palacio Valdés, Pardo Bazán, Campoamor, Espronceda, Clarín y su Regenta en dos tomos, de 1884 y 1885, Galdós, del que tengo sus Episodios Nacionales completos, más un Bécquer, cuyas ediciones raras de su poesía son otro de los tesoros de mi colección.

En cualquier caso dentro de mi biblioteca hay dos colecciones especiales. Manías de bibliófilo difíciles de explicar. Una es la obra completa de Mario Vargas Llosa en 1ª edición (son casi 40 volúmenes), y firmados muchos de ellos por su autor. Ha resultado una empresa compleja buscar esas primeras ediciones de sus libros, y más perseguir al peruano por congresos, cafés, Ferias del libro y Encuentros literarios en busca de su dedicatoria.

La otra colección rara que poseo se ha convertido a la postre en una obsesión perenne, supongo que hasta el día de mi muerte. Se trata del libro Alicia en el país de las maravillas (Alice’s Adventures in Wonderland), del escritor y matemático inglés Lewis Carroll, e ilustrada por John Tenniel, publicado en 1865. La obsesión no es otra (coleccionismo puro y duro) que buscar el libro en todas sus traducciones, desde que se publicó en 1865. Tengo el libro traducido a setenta idiomas, entre ellos, además de todos los idiomas europeos, en árabe, japonés, vietnamita, iraní, coreano, chino… y hasta en latín. Asimismo, las ediciones en castellano -desde la primera de 1927- sobrepasan los 200 ejemplares. Las ediciones en otros idiomas las voy consiguiendo en mis viajes o las pido a amigos que viajan a países exóticos. Ha sido complejo conseguir las presas en estos cuarenta años de colección, pero desde que hay Internet, es mucho más sencillo, porque las librerías on line de todo el mundo son muy accesibles.

Los libros y los discos, lo sé con certeza, me acompañarán hasta mis últimos días. Mis amigos dicen en broma que moriré enterrado por libros y vinilos. No lo sé. Sí parece una pasión apasionante e infinita que me ha hecho y me hará mejor persona.

 

 

RICARDO VIRTANEN

Escritor, músico, poeta, crítico literario, profesor universitario, es autor de los libros de aforismos ‘El funambulista ciego’, ‘Bazar de esquirlas’, ‘Interruptores’, y la novela ‘Brillando bajo el agua’, entre otras obras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *