La letra perdida, de Fernando López guisado

Entre los precipicios de la madrugada

hay momentos en los que el mundo deja de existir.

Todo parece detenerse.

Son recuerdos fugaces de un eco más anciano que el universo.

Sufro la maldición de tomar conciencia en esos instantes.

Me mantengo inmóvil, haciéndome el dormido

para que la oscuridad no me devore.

Finjo que no escucho susurrar a sus sirvientes por el cuarto

bajo los latidos de mi propio corazón. Intento

apaciguar esa campana que galopa acelerando en mi cerebro,

que pide huir,

que pide a gritos huir igual que verdad entre olas.

Pero no hay profundidad donde esconderse de uno mismo.

Acabo devorado

y devorándome….

La letra perdida, de Fernando López Guisado. Ediciones Vitruvio.

FERNANDO L

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *